Vida nueva 2

Ese 24 de julio de 2006, llegué a Monterrey viéndome más o menos así jajaja.

image1

Esto fue un mes antes, en mi graduación de la prepa. Entonces, no había cambiado tanto.

Llegué a la escuela, después de como 30 minutos de camino del aeropuerto.

Conocía bien el campus porque ya había ido un par de veces a probarme para buscar un lugar en el equipo.

La primera vez fue en mayo de 2005, en un try-out nacional con los 250 mejores jugadores del país.

Y la segunda vez, en mayo de 2006.

10 de los 250 jugadores iniciales, conseguimos la beca para estudiar en el Tec de Monterrey.

La vida y sus bendiciones.

Total que no había cambiado tanto desde mi graduación hasta ese día.

Sólo tenía el cabello un poco más largo.

Me lo había estado dejando crecer, sabiendo que me iban a rapar llegando a las residencias.

Me enteré que, como novatada del equipo de futbol americano, así recibían a los nuevos.

Me bajé del taxi y entré a la escuela.

En medio de la lluvia, todo cargado de cosas, llegué a la residencia y estaba cerrada.

El equipo completo todavía no reportaba a clases ni entrenamientos, porque seguían de vacaciones.

Faltaban dos semanas para que empezara el semestre. Pero los jugadores nuevos teníamos que llegar antes para presentar unos exámenes de ubicación para nuestras carreras.

Le hablé a mi coach y me resolvió las primeras dos noches.

Su apoyo fue muy importante.

Y lo sigue siendo. Él lo sabe. Y gracias por leer esto mi coach. Has sido clave.

Dormí las primeras noches en una residencia para alumnos que estaba completamente sola. Y cada vez que pensaba en Mexicali, sentía paz.

Era como si el tiempo me estuviera confirmando que había tomado la mejor decisión.

Nunca más lo dudé.

Pasaron los primeros dos días y abrieron la residencia de los jugadores.

Centrales II.

image2

Me dieron un cuarto en el 4to piso y me acuerdo que estaba muy nervioso.

Montijo, un amigo de Mexicali, que era un año más grande y había conseguido la beca un año antes que yo, me había advertido del 4to piso.

“Ahí viven todos los jugadores titulares y se pone difícil para los novatos.”

Yo no quería vivir ahí por eso.

Además, aprovechando el verano, estaban remodelando el edificio y mi cuarto no tenía puerta jajaja.

Recuerdo mi preocupación y me da risa.

Hablé otra vez con mi coach y le pedí que me cambiara de piso.

Aceptó y me pasé al cuarto 320, un piso abajo.

Qué bueno.

Y no sólo por los veteranos, sino porque ahí conocí a mis mejores amigos.

El cuarto era compartido.

¿Te puedes imaginar la curiosidad que tenía por saber con quién iba a vivir los próximos años?

Una cosa era compartir un edificio con gente nueva.

Otra, muy diferente, era compartir un cuarto.

Mexicali está a tres horas de Ensenada en Baja California.

Y de ahí, fue mi compañero de cuarto. Mi roomie.

El Martín.

image5

Martín y yo ya habíamos jugado en contra varias veces en la liga estatal de Baja California, pero no éramos amigos.

Habíamos entrenado juntos buscando la beca los últimos dos mayos, pero yo no sabía nada de él. Ni él de mí.

Sólo que eramos de Baja California y que ahora íbamos a vivir juntos.

Al principio, fue muy extraño, interesante y difícil.

Platicábamos de todo y de nada.

Había silencios incómodos y luego pláticas largas.

Él ponía su música y yo la mía.

Cada quien usaba su computadora.

No teníamos tele.

Él hablaba con su familia y yo con la mía.

Yo me levantaba temprano y él se dormía tarde.

Pasaron las primeras dos semanas entre exámenes y actividades. Y fueron llegando nuestros otros compañeros novatos del equipo.

El último fin de semana antes de entrar a clases, fue el cumpleaños del Martín.

Cumplía 18 años también.

Y si yo la había pasado mal, aun estando con mi familia, no quería imaginar cómo se estaba sintiendo él.

Me dijo, “vámonos de antro” y nos fuimos. Nos salimos a tomar algo.

La calle nos ayudó para conocernos mejor. Fuimos varios del equipo y ya ahí más relajados, platicamos otras cosas y rompimos el hielo.

Dieron las 12, lo festejamos. Nos desvelamos. Nos levantamos tarde al día siguiente y luego, llegó la noche.

Literal.

La noche previa al primer día de clases, llegaron los veteranos del equipo a nuestro cuarto.

Tocaron, abrí la puerta y me pasaron una máquina por la cabeza.

Ya que te hacen una marca en el cabello, no te queda más que cooperar y empezar a llevarte bien con los que mandan.

Te rapaban la noche previa a tu primer día de clases, para que todos en tu carrera te conocieran estando pelón.

Además, te hacían eso para que en tu credencial de la escuela, salieras así.

La foto que te tomaban ese primer día, era la foto que aparecía en el sistema del Tec toda tu carrera.

¡Qué buenos tiempos y recuerdos!

Y los que faltan.

Hasta mañana,

SADW.

image3

6 Comments

Add yours →

  1. Clásica novatada de maestros! jajajaja que buena anécdota Dipp! Siempre afrontando todo lo que viene y nada de bajar la guardia amigo. Ya estarás contándonos una parte más de tu Vida Nueva y aquí vamos a andar con todo para leerlas!

    Abrazo y buena vibra Sergio, saludos!

    Le gusta a 1 persona

  2. Hijo que tiempos tan especiales y definitivos en tu vida, han sido la base para enfrentar con coraje y valentía a lo que habría de prepararte la vida en tu etapa profesional,.
    Un día me dijiste: no he tenido escuela fácil desde que estaba en el preescolar siempre con exigencias y dificultades, pero está bien! comentaste, de cualquier forma nada es fácil si quieres llegar lejos, y me parece que lo puedes constatar dia a día, ah pero qué importante cosechar grandes amistades que te acompañaron en el trayecto y que adi como celebraste aquel cumpleaños de Martin, ahora lo acompañarás a celebrar el inicio de una nueva etapa en su vida!
    Felicidades, enhorabuena!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Gracias por compartir esto con nosotros. Creó que muchos te lo dijeron en tu foto pareces que estás en la cárcel!. Bendiciones y abrazó fuerte!

    Le gusta a 1 persona

  4. ¡Gran historia, hermano! Lo más cruel fue que con ese ‘look’ te verías en la credencial por el resto de tu vida; ojalá no hayas sido víctima de otros infortunios…

    Le gusta a 1 persona

  5. No se que se ve mas chispa si tus chinos en la prepa o tu foto “pelon” jajajajaja; que aventuras las tuyas Serch, pero como dirian por ahi si no fuera por esos buenos mometos no tendrias que contarle a tus nietos. #Abrazo mi estimado chino.

    Le gusta a 1 persona

  6. Cuanto a que esa foto de residencias la tomaste cuando ibas con tu novia entrando por CIAP hace como 1 mes aproximadamente jajaja, saludos Sergio, ¡crack!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: