Gente buena 2 

Aquel día que me chocaron el carro, el dueño del camión me pidió que lo entendiera. 

Me dijo que no tenía más dinero que el que me estaba ofreciendo. Y que por favor lo aceptara sin meterlo en problemas con la aseguradora y los tránsitos. 

Pero ese dinero sólo era el 50% de lo que me dijeron en el taller que me costaría arreglar el golpe. 

Pensé aceptar por varias razones.

Primero, porque el señor me pareció muy sincero. Sentí que realmente no tenía más dinero. 

Después, porque me estaba desesperando el tráfico y ya quería venirme a descansar. 

Y al final, porque sentí que era una buena historia para contar aquí. 

Poniendo a prueba mi idea de que si haces bien, te va bien, acepté. 

Esa misma noche, él señor vino hasta mi departamento y me dió el dinero que me dijo que tenía.

Le regresé sus papeles, platicamos un rato y me dejó pensando en: 

“Gracias por creer en mi palabra. Así debería de ser. No debería de haber nada más importante que la palabra de uno. Y qué bueno que todavía haya gente buena como usted.”

Al día siguiente me fui a Hermosillo a dar un taller. 

Estando allá, me escribió el hojalatero:

“Sergio, malas noticias. No podemos reparar tu carro. Tenemos que comprar la pieza nueva, nos costará el doble de dinero.” 

Le dije que lo platicábamos regresando de Hermosillo. 

Me enojé.

El hojalatero me había cotizado mal el golpe y ahora yo iba a tener que pagar el 75% de la reparación. 

La verdad, dudé de eso de hacer el bien siempre.

Desmotivado dejé mi carro así una semana.

Un día, en un rato libre, fui a un centro comercial y se acercaron dos jóvenes al carro.

“¿Te reparamos el carro?”

Ellos tenían unos imanes que podían sacar el golpe y eso hicieron.

Me cobraron cualquier cosa y me dejaron el carro practicamente listo.

Manejé así unos días más y volví a marcarle al hojalatero. 

Le llevé el carro. Lo cotizo nuevamente. Me dijo que ahora sí podía arreglármelo. 

Y así fue. Como nuevo.

Este fin de semana quedó listo otra vez mi carro.

Y lo mejor: 

La suma, de lo que me cobraron en el centro comercial y de lo que me cobraron en el taller, fue exactamente lo mismo que me dio el señor del camión, el día del accidente.

Literal, exactamente. 

No hay falla con eso de hacer el bien.

Hasta mañana,

SADW. 

  

17 Comments

Add yours →

  1. Coincidencia o destino? 😀 esto de la vida te da unas lecciones increíbles hermano. El destino te puso a los chavos del estacionamiento ahí y la coincidencia es el dinero que te dio el señor, suficiente para pagar ambas cosas. Increíble pero cierto y ese señor tiene mucha razón en sus palabras, debemos de aprender a confiar en los demás sin pedir nada a cambio brother. Enhorabuena por tu auto y por ti.

    Abrazo Dipp, buen inicio de semana.

    Le gusta a 1 persona

  2. A la gente que obra bien, le va bien. Simplemente no hay otra explicación y no hay duda. Lecciones de vida leyendo tus posts. Saludos y un abrazo Sergio.

    Le gusta a 1 persona

  3. Asi es corazon! Muchas de las veces no crees en nada.. Y supuestamente hacer el bien te va peor..maldices, y demas pero cuando menos te lo esperas.. Zaaas! Siempre sin pensarlo y sin planearlo salen las cosas y mejor de lo que pensabas! Asi que jamas dudes cuando tu corazon siente que el projimo es sincero, honesto .. Jamas! A lo mejor no tendras el resultado pronto pero sucedera en cualquier momento! 😙

    Le gusta a 1 persona

  4. Tal vez creo que es una cadena del bien Dipp, Creas un eslabon de una buena obra y se empiezan a enganchar eslabones hacia otras personas, tal vez el chofer hizo una buena obra, tu hiciste el bien con el y los chicos del centro comercial lo hicieron contigo,Buena historia, Buena enseñanza, Saludos desde San Felipe B.C nuestra tierra paisano…..Saludos

    Me gusta

  5. Una de las frases más populares que en repetidas ocasiones he escuchado y que discrepo cuando mencionan: “No confíes en nadie, porque hasta tu propia sombra te abandona en la obscuridad”.

    Pero soy de aquellas personas que piensan que siempre habrá más de alguna persona buena que prenderá la luz para que uno se dé cuenta que no está solo.

    Bien Jugado!!

    Me gusta

  6. Sergio , si vendrás a Hermosillo este mes o cuando sería?

    Le gusta a 1 persona

  7. Hola sergio
    Primero que nada espero te encuentres muy bien
    Siempre te leo y me agradan tus comentarios ya que sirven de mucho, esta vez decidi escribirte por aqui y no por Twitter ya que son cortos los msjs…
    Me agrada como actuaste en este caso pero quiero decirte algo y ojala lo apliques la proxima vez..confia en la gente aun asi no la conozcas. Hay mucha gente buena en este mundo y en ocasiones tenemos que dar al projimo aunque duela …como decian por ahi da hasta que duela..porque Dios es tan grande que cuando das las cosas de buena voluntad y sin pensarlo la vida te devuelve el doble..hay mucha gente que necesita y no nos damos cuenta..afortunadamente Dios te a regalado y dado mucho. En ocasiones nos fijamos mas en las cosas materiales que en otras cosas que en verdad valen la pena. Imaginate que te hubiera tocado poner mas dinero para tu coche y el señor no te la haya podido dar ibas a estar molesto? Cuando das sin esperar nada a cambio sientes algo muy padre y te quedas tan tranquilo de haber podido ayudar a alguien intentalo.
    Y nos leemos en el sigueinte capitulo. Dios te siga bendiciendo como hasta ahora un abrazo no cambies
    Espero me leas saludos desde veracruz

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Daniel, claro que te leo. Los leo a todos, gracias por escribir. Sí, entiendo totalmente lo que me dices. Pero supongo que por actuar con buena fe desde el principio, es que terminó resolviéndose también a mi favor. Saludos y aquí seguimos 😉

      Me gusta

      • Excelente así es siempre habrá una señal que te dice cómo actuar y esa señal te la manda Dios aunque a veces no nos damos cuenta!!buena noche
        Valores es lo que a veces necesita la gente y tú los tienes amigo

        Le gusta a 1 persona

  8. yo desde el día que nos contaste te iba a regañar (cual mama) por confiado, pero después pensé en lo que te dijo el señor de confiar en la palabra de la gente y me di cuenta de que tenía razón, porque eso ya casi no se ve, sobretodo en estos tiempos en donde la gente mal intencionada abunda. qué bueno que tu nave ya está como nueva y que te conseguiste nuevos contactos para próximos imprevistos
    jijijijiji, #abrazooo 😀

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: