París

Vivimos en una sociedad que se cree dueña de la verdad absoluta.

Hoy, todos creemos y queremos tener la razón. 

Discutimos, peleamos y nos desgastamos por tener la razón. 

No aceptamos otros puntos de vista, no compramos otras formas de pensar y no entendemos de otras ideologías. Ni nos interesa hacerlo. 

Y lo peor, es que defendiendo nuestra verdad, somos muy agresivos. Groseros. Irrespetuosos. Salvajes. 

Como hoy.

Una tristeza, una decepción, un dolor muy grande. 

Sigo sin entender porqué pasan cosas como las de hoy en París. 

¿Cómo es que hay personas así? 

¿En qué momento se salió todo de control? 

¿Por qué somos tan crueles, tan inhumanos, tan atroces? 

¿Por qué tenemos la sangre tan fría para unas cosas y tan caliente para otras? 

¿Qué estamos haciendo mal? ¿Cómo vamos a recuperarnos? ¿Cuánto falta para que reaccionemos?

Estamos inmersos en una dinámica negativa. Todo el tiempo. En todas partes. A todos los niveles. 

Todos somos intolerantes, acelerados e impacientes.

Todos peleamos. Nos faltamos al respeto. Nos exhibimos. 

Pero hay quienes no tienen límites.

Lo de hoy es terrible. Es muy desagradable. Es desmotivante. 

El ambiente se siente pesado. El mundo está dolido. El clima está tenso. 

¿Cómo puede ser que más de cien personas salgan a divetirse un viernes por la noche y pierdan la vida? 

¿Qué se le dice a sus familias? ¿Cómo llenan ese vacío? ¿Qué sigue para ellos? 

¿Qué viene para todos nosotros?

Algo estamos haciendo mal. Son demasiadas señales ya. Hagamos algo, cambiemos el rumbo. 

Ojalá que todavía estemos a tiempo de corregirlo. 

Esperemos. 

Pidamos por eso. Pidamos por ellos. 

No todo está perdido, aun somos más los buenos. Como nos lo dice en redes sociales el hashtag #PorteOuverte, que significa “Puerta Abierta” en español. 

Ahí, miles de parisinos están ofreciendo su casa para los que no tienen cómo llegar a la suya o dónde pasar la noche. 

Muchas cosas de este mundo me dan coraje y vergüenza. 

Otras, como #PorteOuverte, me hacen sentir orgulloso de ser humano. 

Venga, todos juntos, #PrayForParis. 

SADW.  

   

4 Comments

Add yours →

  1. Duele 😞 todo esto duele !

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy buenas reflexión Sergio. Tampoco lo entiende y me hago las mismas preguntas que tu.. Pero confío en que las personas que tienen a Dios en su corazón encontraran el consuelo y la fortaleza para levantarse de esta tragedia. Lo mejor que podemos hacer es orar sin cesar por París y por que el mundo entero. Dios te bendiga. Saludos desde Mérida, Yuc.

    Le gusta a 1 persona

  3. Excelentes palabras respecto a lo que hoy nos ocupa… parece que la barbarie se ha instalado y no deja de acrecentarse. Que Dias tan dificiles estamos viviendo en muchos ambitos… soy una joven de 30 años a la que sinceramente le da miedo tener hijos por que no se a que mundo los voy a traer. No sé si valga la pena traerlos a sufrir, por que Yo estoy dispuesta a llenarlos de amor y hacerlos personas de bien, pero cuando te encuentras cosas como estas? Cosas que no puedes controlar y que me hacen desmotivarme como bien lo dices… Es miedo, asi de simple…

    Le gusta a 1 persona

  4. Que suban nuestras oraciones al cielo, y que desde el lugar que cada uno ocupamos en la tierra cambiemos los ambientes, somos mas los buenos? no lo se… pero no podemos seguir viviendo así.. mis oraciones para las familias en París.. y que Dios nos bendiga, él es quien hace salir el sol sobre justos e injustos, sobre malos y buenos… Necesitamos volver a la Esencia…
    #PrayForParis

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: