Segundas oportunidades

Dos meses después de que llegué a la Ciudad de México, llegué a vivir a este edificio.

Ya son casi tres años aquí y he visto a mucha gente llegar e irse. 

Acá hay personas que rentan departamentos, otros que son dueños, señoras que hacen la limpieza, hombres que se encargan de la seguridad y algunos que trabajan en el estacionamiento acomodando los carros.

Hace tiempo, uno de estos jóvenes me robó la cartera. Tenía ya algunos antecedentes y cuando confirmaron que la había sacado de mi carro, lo corrieron. 

Soy muy confiado. Siempre lo he sido. Y para bien o para mal, ni con eso cambié. 

Nunca he creído mucho en las segundas oportunidades, pero la de hoy me dio gusto.

Hay una persona que trabaja aquí en el estacionamiento del edificio. Siempre de buenas, con energía y con actitud.

Lleva unos 6 meses acá, trabajando 24 horas seguidas y luego descansando otras 24. 

Y el domingo en la mañana, cuando bajé por el carro para irme a trabajar, me lo encontré tomando.

Tomadísimo de hecho. 

Me dio mucha tristeza. La verdad, me decepcioné. 

“Joven Sergio, ahora sí que me tomé unas copitas de más. Perdón en serio.” Me dijo muy avergonzado, pero más ebrio.

Me dolió verlo así.

Le pedí mis llaves y fui por mi carro. 

Cuando pasé por la salida, se veía mal. Triste e ido. 

Todo el camino al canal me fui pensando en él.

“¿Qué tendrá? ¿Qué le habrá pasado? ¿Cuál será su problema?” 

Sólo me quedaba esperar que no tomara un carro y se metiera en más problemas. Porque en estos meses de conocerlo, se ve que es una buena persona. Honrado.

Era la 1 la tarde, trabajé, fui a cenar con mi hermana y regresé a las 10 de la noche.

Ya no estaba.

Los de seguridad no me dijeron nada y yo no les quise preguntar. 

Hoy le tocaba entrar a trabajar a las 8 de la mañana. Y cuando me fui al canal al medio día, no lo ví.

Pensé que lo habían corrido. Y que efectivamente, se había metido en más problemas. 

Regresé de trabajar ahorita y aquí está.

Él me recibió. 

No le dije nada. No me dijo nada. Tampoco nos sacamos plática como todos los días, porque no fluyó. 

Está muy apenado. Estoy seguro que sabe que se equivocó. 

No creo mucho en las segundas oportunidades. Y la verdad, tiendo a juzgar muy duro a la gente. 

Espero poder platicar con él pronto. Ayudarlo si quiere. 

Pero por ahora, me da mucho gusto que la admistración le haya dado otra oportunidad.

Él es una buena persona. 

Pero vivos, la vida no siempre nos da segundas oportunidades.

A veces, al primer error, se acabó.

Fallamos y nos echan.

Nos equivocamos y no tenemos revancha.

No dependamos de los demás.

No esperemos una segunda oportunidad.

Que quizá, la siguiente vez, no la tengamos. 

Buena vibra y hasta mañana,

SADW. 

21 Comments

Add yours →

  1. Por eso hay que intentar hacer SIEMPRE las cosas bien hermano. Como dices, la vida no siempre da segundas oportunidades, así que si cometemos un error hay que aprender de ello para no volver a hacerlo.

    Si se da una plática con el señor, nos pones al corriente después brother 😅 abrazo enorme Sergio, buena vibra y siempre con buena actitud hermano.

    Le gusta a 1 persona

  2. Sin duda muy cierto aquello de que la confianza se crea con muchos actos y se pierde con tan solo uno. Aunque todo tiene un por qué y muchas veces nosotros no lo conocemos, aún así, solemos señalar y juzgar otros caminos. Buen texto Sergio, ya hace falta un chat. Saludos y abrazo desde trc

    Le gusta a 1 persona

  3. Buenas noches Sergio es cierto muchas veces pensamos que hay segundas oportunidades y muy pocas veces se dan un saludo que descanses 🙂 desde villahermosa,tabasco.

    Le gusta a 1 persona

  4. Las oportunidades siempre están, sólo hay que saberlas tomar…

    Le gusta a 1 persona

  5. A parte de la buena onda, buena música The Ataris que recuerdos

    Le gusta a 1 persona

  6. Hoy estoy en desacuerdo 😧

    Lo digo porque hoy gozo de una de esas segundas oportunidades, claro tuvo un precio y muchas veces me arrepiento pero sigo adelante.

    Yo empecé hace 2 a estudiar leyes y después de 2 años me di cuenta que definitivamente no es lo mío, no quería tener una vida infeliz, incluso yo ya no era la misma y empecé a tener depresión .

    Gracias a dios mis amigos y mis padres se dieron cuenta y pude trabajar en ello y volver a ser la misma chica alegre que era , es por eso que decidí estudiar lo que realmente me gust “comunicación “, claro gracias a que mis padres me apoyan en ello.

    En conclusión, no es que no le haya puesto el empeño a estudiar leyes, simplemente no se dio y creo que por algo pasan las cosas, porque no lo sé pero hoy doy gracias que una de esas segundas oportunidades me tocó a mí .

    Le gusta a 1 persona

  7. Jessica Valenzuela 27 junio, 2016 — 11:44 pm

    Yo Sergio mas que creer en segundas oportunidades, creo en ángeles que aparecen en tu camino y tal vez tu seas uno de esos ángeles para él porque lo tuviste en tu mente esa tarde??? Porque preguntarte donde esta hoy? Porque te interesa por favor preguntale que le pasa a veces hay dolores del alma que un como esta? Pueden aliviar. Hace unos años cuando yo tenia una vida jaja salia a correr a un lugar muy bonito aquí en mi guate y por tres días me encontré a un señor ya grande sentado en un parquesito muy pensativo y con una mirada muy triste y me acerque y le dije:

    Le gusta a 1 persona

  8. Jessica Valenzuela 27 junio, 2016 — 11:49 pm

    Y le dije: sabe señor hay días que la lluvia es mas intensa hay gotas que mojan y otras golpean la cabeza pero Dios le da a uno alma de Hierro pienselo si abrimos los ojos es por algo feliz día y me fui a correr a la semana de eso el y su esposa me esperaban con una rosa rosada sencilla y me dijo tres días salí temprano de mi casa con la intención de matarme pero no encontré el valor y sus palabras me cambiaron el pensamiento…creeme un como esta puede ayudar muchoooo!!! Saludos Sergio

    Le gusta a 1 persona

  9. Arturo Camarillo 28 junio, 2016 — 12:40 am

    Con mucha razón lo dices Sergio, muchas veces no hay segunda oportunidad. Nos queda hacer lo mejor posible y evitar hacer cosas que sabemos serán contraproducentes. Saludos!

    Me gusta

  10. Las oportunidades están ahí, las tomamos o las dejamos.. Hoy es un nuevo día y otra oportunidad nos alumbra.. Buen día Sergio!

    Le gusta a 1 persona

  11. Sergio, también puede ser una segunda oportunidad para ti, pregúntale que le pasa, en que puedes ayudarlo?, a lo mejor ocupa de alguien que lo aconseje o simplemente alguien que lo escuche y quien mejor que tu para coachearlo! Felicidades por tu blog y por todo lo que has logrado!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: